jueves, 18 de diciembre de 2014

Los robles trasmochos de Olabezar, un legado olvidado. /Olabezarreko haritz motzak, ondare ahaztua.


Olabezarreko antzinako eskoletatik abiatuta, pare bat aldiz zeharkatu ditut Mugaburu, San Babilás eta Garbiras auzoak, Zurbaran eta Ollargan mendietarako bidean, herri honek oraindik ere zutik dituen haritz motzak zenbatzera joateko. 165 enbor zenbatu ditut, 35 zuhaitzetarainoko taldetan bilduta, baina seguru asko gehiago izango dira, ez bainaiz ia bidetik atera.

Partiendo de las antiguas escuelas de Olabezar he recorrido en un par de ocasiones los barrios de Mugaburu, San Babilás y Garbiras, para dirigirme después a los montes de Zurbaran y Ollargan, con el fin de calcular el número de robles trasmochos que aún conserva este pueblo. El resultado ha sido de 165 pies, reunidos en grupos de hasta 35 ejemplares, pero la cifra seguramente sea mayor ya que apenas he salido de los caminos.

Olabezar
Belaunaldi luzez egin izan da haritzen (Quercus robur) mozketa; inausteko teknika hori erabiliz, zortzi edo hamar urtean behin mozten ziren adarrak, xede ugaritarako: erregai gisa erabiltzeko, lanabesak eta tresnak egiteko, eraikuntzarako habeak eta oholak egiteko, eta abarretarako.   

El trasmocheo de los robles (Quercus robur) fue practicado durante generaciones y consistía en una técnica de poda mediante la cual se iba extrayendo madera de las ramas cada ocho o diez años para destinarla a múltiples usos: como combustible, para fabricar herramientas y aperos, vigas y tablas para la construcción, etc.

Olabezar.
Olabezarreko bizilagun zaharrenak oraindik ere oroitzen dira herri-bazkalekuen erdian haritzak landatzearen ondorioz sortzen ziren larre tankerako paisaiez. Haietan, gainera, abereak zuhaitzen hostoez eta fruituez elika zitezkeen.

Los vecinos más ancianos de Olabezar aún recuerdan el paisaje adehesado que se formaba en estos y otros lugares de la localidad al plantar los robles en zonas comunales destinadas a pastos donde el ganado podía, además, alimentarse de las hojas y frutos de estos árboles.

Olabezar.
Olabezarreko haritz motzak, Lezamakoak eta Amurriokoak bezala, gure ondare historiko eta kulturalaren parte dira, baina, gainera, balio ekologiko handia dute, basoko bioaniztasunaren babesleku gisa, zuhaitz urtetsu horiek onddo-, landare- eta animalia-espezie ugarien hábitat txit egokia eratzen baitute. Hona haietan babeslekua aurkitzen duten faunaren argazki batzuk:

Los robles trasmochos de Olabezar, como los de Lezama o Amurrio, forman parte de nuestro patrimonio histórico y cultural, pero a la vez poseen un alto valor ecológico como reservorios para la biodiversidad forestal, ya que estos árboles añosos forman un hábitat idóneo para numerosas especies de hongos, vegetales y animales. Véanse algunas fotos de su fauna.

Orificios practicados por la oruga del Cerambyx cerdo. Olabezar.

En el interior de un roble he encontrado egagrópilas...
...y plumas de lechuza y cárabo. Olabezar.

Un enjambre ocupa este ejemplar desde hace años, uno de los robles más grandes de la comarca. Larrinbe.

Pícidos y trepadores almacenan bellotas en la corteza.
2010eko ziklogenesi leherkorrak hiru haritz motz bota zituen lurrera herri honetan; izan ere, aipatutako balio kulturala eta naturala ez ezagutzearen eta mantentzeak duen kostu handiaren ondorioz, zuhaitz hauek erabat ahaztuta eta baztertuta egon dira, eta tamaina handiko adaburu txit astunak hazi zaizkie, haizeak indartsu jotzen duenean erraz eraisten dituenak.

La ciclogénesis explosiva de 2010 abatió en este pueblo tres robles trasmochos, y es que el desconocimiento del valor cultural y natural mencionado y el alto coste de mantenimiento han relegado a estos árboles al olvido y abandono, dejando que se  formen unas copas de grandes dimensiones y muy pesadas, que los fuertes vientos van a derribar con más facilidad.

Las marcas en los robles identificaban a los propietarios, hoy día pertenecen al pueblo. 
 Bizilagunek orain urte batzuk inausitako haritz motzaren heriotzak ez ahal ditu bihozgabetuko, eta hurrengo belaunaldientzako ondare hori bizirik mantentzeko borondateari eta ilusioari eutsiko ahal diote.

Esperemos que la muerte del roble trasmocho que podaron sus vecinos hace unos años no les haya desanimado y mantengan la voluntad y la ilusión de conservar vivo este legado para las futuras generaciones.


El roble más grande se encuentra junto a las escuelas.


Gustavo



2 comentarios:

  1. Por si fuera interesante o de utilidad para ustedes o para los lectores de su web, tengo publicado el siguiente blog:
    plantararboles.blogspot.com.es
    Un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando semillas producidas por los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud,
    José Luis Sáez Sáez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Luis, acabo de echar una ojeada a tu blog y tiene una información muy interesante, seguro que recurrimos a ella en más de una ocasión, gracias.

      Eliminar