domingo, 20 de mayo de 2018

EZ NAGO BAKARRIK¡ NO ESTOY SOLO!


En poco más de una semana me llamaron dos personas con motivo de que habían localizado una y dos bolas peludas con pico, respectivamente, las cuales, permanecían inmóviles y, aparentemente, desvalidas.
Pollos recogidos en Lendoño de Abajo
Con las nuevas tecnologías, ambos enseguida enviaron por wasap una foto de la especie. Se  trataba de pollos de cárabo común (Strix aluco). En principio, me extrañó porque en ambos casos, los pollos se encontraban en el casco urbano de Zuaza y Lendoño Abajo. Sin embargo, el cárabo común es una rapaz nocturna forestal, aunque lo cierto es que no hace ascos a cantar y merodear cerca de los caseríos, como ocurre en Aguiñiga donde es fácil escuchar su canto helador, nocturno que rasga la quietud de las noches frías.
Tras recoger los encantadores pollos llamé con celeridad al Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre de Martioda con el objeto de que vinieran a recogerlo y de paso, preguntarles si era normal detectar este tipo de pollos entre caseríos. Me respondieron que, efectivamente, no es tan extraño, que suele ser habitual que lleguen ejemplares caídos de iglesias o casas viejas. Por cierto, añadieron que este año estaban llegando muchos carabitos.
Cárabo adulto en un tejo
Mi segunda cuestión es si hice bien en recoger a dichos pollos. Tenía serias dudas. En el enlace adjunto facilitado por Martioda (campaña “No estoy solo”), nos lo aclaran muy bien y nos enseñan que no deben ser recogidos y cuándo no. En el caso de las rapaces, de crecimiento más lento y de escasa movilidad si es conveniente dar aviso a no ser que puedan ser dejados en lugares elevados y seguros.


Pincha a continuación para conocer la Campaña del Centro de Recuperación de Fauna de Martioda. En euskera. Ez nago bakarrik. En castellano ¡No estoy solo!

Para Álava es un privilegio contar con un centro de recuperación como el de Martioda, por cierto, pionero en el estado español (creado en 1975) y con un equipo técnico muy preparado y, sobre todo, encantador cuya labor va más allá de salvar vidas ya que realizan una labor educacional impresionante.
Zorro con sedación superficial para cura y manejo. Centro de Recuperación de Fauna de Martioda.

Aguilucho: pesando un aguilucho cenizo recogido en la campaña de salvamento de la especie, antes de cosechar. Centro de Recuperación de Fauna de Martioda.

Aguililla calzada operada por fractura de cúbito y radio por disparo, se observa perdigón. Centro de Recuperación de Fauna de Martioda.

Gracias a ello, sabemos cómo van nuestros pollos y qué cuidados van recibiendo. Esperamos que pronto puedan ser liberados a su entorno natural.


Último parte del estado de los cárabos:

1. Cárabo anilla azul (Lendoño, el que era más grande): Ya come piezas enteras y pesa 398 g.
2. Cárabo anilla roja (el más pequeño de Lendoño): también ha dejado de necesitar que le troceemos la carne. Limpia y come piezas enteras (pollitos de día, comida típica en zoos, en breve empezaremos a darles ratones).
3. Cárabo anilla plateada (Aguíñiga 01 mayo). Entró con 304 g y comiendo muy bien solo, enseguida le empezaremos a meter pluma. El 15 salió voladero, donde el primer día están un poco extraños. Pero este pasó dos días sin comer y lo hemos puesto de nuevo en la UVI hasta que madure un poco más o pueda salir con compañeros.



Centro de Recuperación de fauna de Martioda
945248515
Avisos fuera de horario 010 / 945181818 7 092 / 112
www.martioda.org

lunes, 7 de mayo de 2018

Cuevas y murciélagos de cueva


Murciélagos de cueva en Ayala

Todas las especies de murciélagos presentes en Euskadi están incluidas dentro del Catálogo Vasco de Especies Amenazadas debido a uno u otro motivo de amenaza relacionada principalmente por causas antrópicas. La especie de quiróptero que traemos en esta entrada tiene por nombre murciélago de cueva (Miniopterus schreibersii) y, como podemos imaginar, las amenazas que se ciernen sobre él tienen que ver con el uso que hacemos precisamente de las cuevas. Pero antes de nada vamos a presentarlo.

Como su propio nombre indica, el murciélago de cueva es una especie de quiróptero que se refugia fundamentalmente en cuevas, tanto para hibernar como para criar, aunque de manera ocasional puede llegar a ocupar otros refugios como las fisuras que existen bajo los puentes de piedra, tal como hemos hallado en Artziniega.


No es complicado diferenciarlo del resto de los murciélagos ya que presenta una cabeza voluminosa producto de una frente alta y prominente como puede verse en las fotografías. Y en vuelo se aprecian sus estrechas y largas alas típicas de un cazador veloz y de espacios abiertos que captura insectos por encima de las copas de los árboles.
Agrupación de murciélagos de cueva
Y si hablamos del murciélago de cueva es porque se encuentra presente en nuestra comarca, donde el sistema kárstico de la Sierra Salvada contiene una gran cantidad de cavidades que posibilitan que encuentre refugio, aunque no es fácil llegar a detectarlo pues sólo utiliza cuevas muy concretas donde, eso sí, se concentra en grupos de decenas de individuos.

El Plan de gestión de la Zona Especial para las Aves de Sierra Salvada contempla una serie de medidas para proteger a quirópteros y otros grupos de fauna cavernícola en dicho macizo montañoso. Unas medidas que de momento sólo se encuentran sobre el papel pero que deberían considerarse tanto para que los murciélagos no abandonen sus refugios, pierdan a sus crías o mueran, como para que este espacio no pierda a las especies gracias a las cuales forma parte de esa gran red ecológica de espacios protegidos europeos con un alto valor natural que se denomina Red Natura 2000.

lunes, 30 de abril de 2018

¿Una oportunidad para la liebre europea?

Liebres europeas en Sierra Salvada
Los cazadores de más edad de la comarca recuerdan lo abundante que era la liebre europea (Lepus europaeus) en las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado, al menos en comparación con el número de ejemplares que se observan hoy en día. Por poner un ejemplo, los índices kilométricos de abundancia (IKAs) durante el periodo pro-reproductor para la superficie de Amurrio y Ayala suelen arrojar una densidad máxima de dos liebres/100 Ha cuando se calcula que la capacidad teórica estaría entre las 10-12 liebres/100 Ha.

La modalidad de la caza de la liebre en la zona era peculiar ya que consistía en que mientras los perros de rastro levantaban a los animales de sus encames los cazadores se apostaban en los caminos donde tarde o temprano las liebres salían a ellos y eran abatidas.

Hay que tener presente que en aquellas décadas del siglo pasado, a pesar del paulatino abandono de la actividad agrícola tradicional y de la incipiente industrialización y desarrollo urbano de la comarca, en el paisaje aún dominaban los cultivos de cereal, maíz o patata, que empezaban a ser sustituidos por los típicos pastos de la campiña cantábrica, de cualquier manera hábitats adecuados para la liebre.

La liebre europea no es la única especie faunística que ha visto reducidas sus poblaciones en nuestros valles y montañas desde la desaparición de aquel paisaje agrícola: la perdiz roja o la codorniz han corrido una suerte parecida mientras que otras como el gorrión molinero o la tórtola europea han llegado incluso a desaparecer como reproductoras.

Huellas de liebre en barro.

Huellas de liebre en nieve

Encame de liebre

Excrementos de liebre
El declive de la liebre europea no es un hecho que haya afectado de manera exclusiva a nuestra comarca sino a toda su distribución en la península Ibérica y de manera más acusada a los territorios de la zona norte como Bizkaia y Gipuzkoa donde la industrialización, el crecimiento de los núcleos urbanos y los cultivos forestales han transformado el paisaje rápida y drásticamente. No obstante, hay áreas concretas en estas zonas donde la liebre es relativamente abundante.


Además de agravarse con el paso del tiempo este descenso de las poblaciones se ha extendido a otros lugares donde la situación era menos preocupante como es el caso de Álava donde en 2006 la Asociación de Cotos de Caza de Álava propuso la posibilidad de vedar la liebre durante la temporada 2007/2008 ante el alarmante descenso observado tanto en los muestreos de campo (IKA) como en el número de ejemplares cobrados. Hoy día se la puede cazar en este territorio histórico pero sólo en aquellos cotos que así lo contemplen en sus respectivos planes de seguimiento cinegético. 

Distribución de la liebre europea. Atlas y libro rojo de los mamíferos terrestres de España. 
Sin embargo, las transformaciones sucedidas en el paisaje no son las únicas causas que explican el declive de la liebre. De hecho, en la mitad sur del territorio ayalés algunos cambios habrían sido favorables para la especie como la formación de setos en las campiñas o la matorralización y aumento de la superficie forestal tras el abandono del campo, además del buen grado de conservación que presentan algunas áreas como la Sierra Salvada. Pese a ello las densidades de liebres son igualmente bajas.


La caza o, mejor dicho, las malas prácticas cinegéticas han sido otra de las causas que han llevado a la liebre europea a esta situación, pues recordemos que la liebre es una especie de caza menor muy apreciada y durante muchos años la presión cinegética ha sido elevada, por no hablar del furtivismo.

Liebre sorprendida mientras se alimenta

Debido a esta regresión generalizada de la especie desde el año 2000 hasta el 2010 se desarrolló un proyecto para la recuperación de la liebre europea en su hábitat natural con el objetivo de realizar un programa de cría de modo que las repoblaciones pudiesen ayudar considerablemente al restablecimiento de la liebre europea en la Comunidad Autónoma Vasca Cantabria, Asturias y Navarra. Esperemos que este proyecto y las restricciones actuales de su caza logren revertir la tendencia y las liebres vuelvan a poblar ampliamente nuestros valles y montañas.


Enrique / Gustavo

miércoles, 14 de marzo de 2018

‘LOS ÚLTIMOS PASTORES DE SIERRA SÁLVADA’ Documental que recoge el pasado, el presente y el futuro del pastoreo en Sierra Sálvada.





(Entradas agotadas para la presentación del 21 de marzo, los organizadores informarán de un nuevo pase del documental ante la expectación que ha generado)

NOTA DE PRENSA DE LA ASOCIACIÓN SALVAGORO. – La Historia, la etnografía, la cultura, el devenir de todo lo relacionado con Sierra Sálvada/Gorobel Mendilerroa fueron los motores de la constitución de la Asociación Salvagoro (2008). Su última aportación al conocimiento, promoción y progreso de la Sierra es el documental Los últimos pastores de Sierra Sálvada, un trabajo sobre esta actividad milenaria que parece condenada a desaparecer, al menos en la manera en que se viene desarrollando en las últimas décadas.
Entrevista a Pepín Elejalde con Catalina en Maroño. Foto Santiago Yániz Aramendia.

El proyecto nació de la inquietud del biólogo Enrique ArberasMendibil, autor de diferentes trabajos sobre aspectos diversos relacionados con la flora y la fauna de la Tierra de Ayala. El documental cuenta con el testimonio de los últimos pastores en activo que quedan en Sierra Sálvada así como también con el de algunos ya retirados, encabezados por el más longevo de ellos, Pepín Elejalde, de 89 años. De su voz conoceremos la transformación sufrida por el pastoreo, desde los tiempos anteriores a la aparición de los primeros vehículos Land-Rover y a la remodelación de las txaulas hasta el momento actual. Junto a ellos intervienen profesionales de la Historia, la Etnografía, la Biología y el Medio Ambiente, como Juanjo Hidalgo, Fermín Leizaola, Inés Latorre, Jaime Izquierdo, Luis Padura o el propio Enrique Arberas.
Rebaño de Miguel Menoyo en los prados de Arranes. Foto Santiago Yániz Aramendia.
Los últimos pastores de Sierra Sálvada contempla una amplia visión del pastoreo, desde su llegada a nuestra tierra hace casi 5.000 años hasta los porqués de la preocupante falta de relevo generacional que se padece en al actualidad, pasando por la alimentación, la rentabilidad económica, la Escuela de Pastores, la raza de oveja latxa, el trabajo de los perros pastores y de los perros de defensa, los conflictos con la fauna silvestre, especialmente del lobo, las consecuencias medioambientales de la progresiva desaparición del pastoreo y, por supuesto, el papel de la mujer en particular y de la familia en general en el mantenimiento del pastor y de su actividad en la Sierra.
Sierra Salvada. Foto Santiago Yániz Aramendia
El documental cuenta con el patrocinio de la Asociación de Promoción Cultural Salvagoro, Fundación Vital Fundazioa, Arabako Artzain Txakurren Aldeko Elkartea (ARATE), Autocares Arzabe, HAZI, Ayuntamiento de Amurrio, Ayuntamiento de Ayala y Cuadrilla de Ayala.

Grabación con Dioni Olabarria en Amurrio. Foto Santiago Yániz Aramendia.

Está dirigido por el escritor y guionista Jose Luis Urrutia, al frente de un equipo compuesto por Karlos Trijueque, Mikel Román y Aitor Guerrero, de la productora TAOM, responsable del rodaje, edición y postproducción, el fotógrafo Santi Yaniz en el apartado de foto fija y dron, y Txarly Marqués, de la productora JYT kreaKtibos en tareas de producción y logística.
Foto Santiago Yániz Aramendia
Los últimos pastores de Sierra Sálvada pretende ser, ante todo, un homenaje a los pastores y a sus familias, que durante siglos, y de diferentes maneras, estilos y manejos han ido pasando de generación en generación el relevo, el conocimiento y el amor por una de nuestras profesiones más antiguas y representativas.
Pepín Elejalde con su rebaño en la majada de Ponata. Foto Santiago Yániz Aramendia.
El estreno del documental tendrá lugar en el Amurrio Antzokia el próximo 21 de marzo a las 19:00 h. La entrada será gratuita, si bien las entradas (un máximo de dos x persona) se deberán retirar en la Kultur Etxea de Amurrio hasta dos días antes del estreno (día 19 inclusive). Las entradas sobrantes (en caso de haberlas) se pondrán a disposición del público en el mismo Antzokia el mismo día del estreno hasta completar aforo.
Contacto: Enrique Arberas (Salvagoro) Móvil: 616 50 50 76 Email: earberas@yahoo.es