lunes, 20 de mayo de 2019

La culebra de Esculapio, tan grande como inofensiva.


Culebra de Esculapio en Menoio. Foto Enrique Arberas.

La distribución de la culebra de Esculapio (Zamenis longissimus) en la península Ibérica se caracteriza por ocupar únicamente una estrecha franja en la zona norte que va desde Cantabria hasta Cataluña aunque con una población bastante fragmentada como puede verse en el mapa adjunto.

Atlas y libro rojo de los reptiles y anfibios de España.
Dentro del País Vasco esta franja recorre los territorios vizcaínos y guipuzcoanos y sitúa a la Comarca Cantábrica Alavesa en su límite de distribución sur. Las últimas publicaciones como la de Herpetofauna del Territorio Histórico de Álava recogen citas también en el área subcantábrica alavesa e, incluso, más al sur por lo que seguramente su área de distribución sea mayor de lo que aparece en los mapas de distribución.

Culebra de Esculapio en Menoio. Foto Goretti Mendia.
En Navarra y Euskadi se describe como localmente abundante y éste es precisamente el caso de nuestra comarca. Aquí resulta frecuente su observación y las citas abarcan una amplia extensión: Menoio, Artziniega, Quejana, Amurrio, Zuaza, Okendo, Murga, etc.

Culebra de Esculapio durante una excursión del Colegio Virgen Niña de Amurrio. Foto Enrique Arberas.
Las observaciones de esta especie se ven facilitadas por el carácter diurno y sus costumbres arborícolas, es decir, además de descubrirla soleándose sobre unas rocas u oculta bajo una piedra tal y como encontramos a otras especies de culebras, no resulta raro localizarlas sobre árboles o cualquier zona elevada como muestra la foto siguiente en la que hallamos un ejemplar descansando bajo el tejado de una cabaña.


Cuelbra de Esculapio en Artziniega. Foto Gustavo Abascal.
Posee una coloración verde oliva sobre la que destaca el blanco brillante de los bordes de las escamas del dorso. Su longitud es otra de las características de esta culebra ya que puede alcanzar los dos metros, es el mayor de los ofidios europeos.
Culebra de Esculapio en Menoio. Foto Goretti Mendia.

Culebra de Esculapio en Menoio. Foto Goretti Mendia.
Lamentablemente una buena parte de las citas de esta especie en la comarca se deben a atropellos y a ejemplares hallados muertos en los caminos, víctimas de la creencia generalizada de que todas las culebras poseen veneno y, por tanto, son merecedoras de una muerte inmediata. Al igual que las aves, los murciélagos o las mariposas, las culebras son parte de nuestra rica biodiversidad. Si te encuentras con alguna, simplemente disfruta de su observación sin causarla molestias.

Culebra de Esculapio durante una excursión del Colegio Virgen Niña de Amurrio. Foto Enrique Arberas.







1 comentario:

  1. Buen artículo, precisar que el mayor ofidio de España y Europa es la Culebra Bastarda.

    ResponderEliminar